Trucos para que no te llamen del paro (que funcionan)

Quedarse en el paro es una situación desagradable a la que muchas personas deben hacer frente más de una vez a lo largo de su vida. Para estas situaciones, existe una prestación económica contributiva que facilita el Gobierno de España para cubrir temporalmente las necesidades fundamentales de aquellas personas en situación de desempleo. 

Gracias a esta prestación, aquellas personas que han perdido su empleo de forma involuntaria pueden disfrutar de una ayuda mensual hasta que puedan incorporarse a un nuevo puesto de trabajo. Es decir, es una prestación que se da cuando alguien es despedido o su contrato ha llegado a su fin sin renovación del mismo. Puntualizamos aquí, que aquellas personas que han renunciado a su empleo por decisión propia, pierden el derecho de acceso a esta ayuda.

Esto se debe a que encontrar un nuevo trabajo no es una tarea fácil. De hecho, es una situación bastante desagradable que puede llevar desde unos pocos días hasta semanas, meses e incluso más de un año. Todo depende de la situación del país o de la región en el momento en que una persona se queda en el paro. 

También depende de la situación personal, de la edad, así como de la formación o experiencia de cada individuo. Por ello, el Gobierno de España, a través de las oficinas públicas de empleo, como el SEPE, procuran aportar todo lo necesario para que aquellas personas desempleadas puedan subsistir, formarse y tener la posibilidad de acceder a distintas oportunidades laborales. 

Como veremos más adelante, estar en el paro otorga una serie de obligaciones a la persona demandante de empleo. Por ejemplo, el SEPE puede facilitar cursos de formación en determinadas áreas de trabajo o, directamente buscar oportunidades laborales a través de entrevistas de trabajo. Aunque, por tu cuenta también tienes que estar buscando trabajo de forma activa.

Sin embargo, algunas personas se toman este tiempo como un período de vacaciones o de estudios. Por ello, no les interesa recibir llamadas del paro para no tener que ponerse a trabajar por el momento. Debido a este tipo de situaciones, hay algunas personas que se preguntan si existen trucos para que no te llamen del paro y seguir cobrando la prestación por desempleo.

Características de la prestación por desempleo

Como hemos dicho en la introducción, en España, la prestación por desempleo tiene carácter contributivo. Esto quiere decir que el acceso a esta ayuda se adquiere conforme una persona vaya realizando distintas contribuciones a la Seguridad Social durante su período de trabajo. Además, también es temporal, y el número de mensualidades a las que puedes optar depende del número de cotizaciones a la Seguridad Social realizadas hasta la fecha.

¿Qué requisitos deben cumplirse para poder obtener esta prestación?

Lo primero que debes tener en cuenta para poder obtenerla es que debes estar afiliado a la Seguridad Social y estar en situación de desempleo. En España, el organismo encargado de realizar estas gestiones es el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Así pues, el SEPE despliega todos los mecanismos necesarios para asegurarse de que te encuentras buscando empleo de forma activa. Por ello, para poder optar a esta prestación, es necesario realizar la inscripción como demandante de empleo. 

De esta manera, este organismo puede interceder para facilitarte ofertas de trabajo, ponerte en contacto con empresas particulares para realizar entrevistas de trabajo y sugerir cursos de formación de acuerdo con tus estudios y tu experiencia laboral. 

Otro de los requisitos es que debes haber cotizado un total de 360 días en los 6 años anteriores a tu actual situación de desempleo. Para obtener esta información, puedes obtenerla de forma presencial u online en el servicio de Seguridad Social. También es necesario tener en cuenta que, para obtener esta ayuda, no debes beneficiarte, al mismo tiempo, de cualquier otra pensión de la Seguridad Social. Asimismo, debes saber que no puedes realizar trabajos por cuenta propia mientras estés en el paro. Si lo haces, puedes perder el derecho a recibir la prestación por desempleo. 

¿Durante cuánto tiempo puedo disfrutar de la prestación de desempleo?

Es muy importante tener en cuenta cuánto puede durar, como máximo, la duración y la cuantía de la prestación de desempleo. Como hemos dicho anteriormente, es una ayuda temporal que depende de las cotizaciones que has acumulado en los últimos años. Es decir, se puede obtener la prestación de paro durante un mínimo de cuatro meses y un máximo de dos años. Esto se debe a que dos años se considera un tiempo más que suficiente para incorporarse a un nuevo puesto de trabajo. 

En cuanto a la cuantía de esta prestación, depende de las cotizaciones acumuladas los últimos 180 días de empleo. Es decir, la cantidad mensual recibida puede variar entre 560€ y 1575€ dependiendo de las condiciones de cada trabajador en paro y si el mismo cuenta o no con hijos a su cargo. El importe mínimo se calcula en base al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

Además, a partir de los primeros 180 días, la prestación es del 70% del dinero acumulado, con la excepción de que esta cantidad coincida con el IPREM, ya que, en este caso, la cantidad sería del 80%. Eso sí, desde los primeros 180 días hasta el cumplimiento de un año, la cantidad desciende al 50% de la prestación de desempleo que estabas disfrutando hasta la fecha. Es decir, si tu prestación era de 1000€, pasados los primeros 180 días, pasarías a cobrar 500€. 

Los parados tienen ciertas obligaciones que cumplir

Si estás buscando trucos para que no te llamen del paro, lo cierto es que debes saber que las personas en situación de desempleo tienen ciertas obligaciones que cumplir. De hecho, esta situación conlleva un compromiso de actividad. Esto incluye buscar empleo de forma activa. 

El SEPE puede llamarte para sugerirte la inscripción en ofertas de trabajo que se ajusten a tu perfil profesional. También puede proponer entrevistas de trabajo en distintas empresas relacionadas con tu experiencia laboral, así como puede sugerir la realización de cursos formativos para incrementar las posibilidades de encontrar empleo. Si la persona que está disfrutando de la prestación por desempleo rechaza de forma injustificada las propuestas, puede llegar a perder la prestación por desempleo. 

Es más, esto se especifica en el propio portal del SEPE. Según la información que aparece en el mismo, “el rechazo de una oferta de empleo adecuada o de un curso de formación, sin causa justificada, está considerado como infracción grave de las personas beneficiarias y solicitantes de prestaciones. Dicha infracción se sanciona con la pérdida de la prestación tres meses la primera vez, seis meses si se reincide una segunda vez y con la extinción de la prestación si hay una tercera vez.”

Es decir, el hecho de rechazar una oferta de trabajo que se adecúe a tu perfil profesional o negarse a participar en programas de empleo y formación conlleva sanciones. De hecho, si rechazas dos ofertas de trabajo del SEPE sin causa justificada, es una falta grave. Si esto sucede, perderás la prestación por desempleo de manera temporal. Y, si sucede una vez más, dejarás de cobrar el paro definitivamente.

¿Existen causas justificadas para rechazar una oferta del SEPE?

Aunque son pocas, lo cierto es que sí existen algunas causas justificadas que te pueden llevar a rechazar una oferta laboral del SEPE sin consecuencias. Entre ellas, tan sólo se permite hacerlo si el puesto de trabajo se encuentra demasiado lejos de tu lugar de residencia o si no existe transporte público. También se permite rechazar la oferta si las condiciones laborales se encuentran por debajo de lo que marca el convenio colectivo del sector de la empresa. 

Lo que no se considera una causa justificada para rechazar una oferta de trabajo es tener hijos a tu cargo. Tampoco se considera rechazar un empleo o formación por encontrarse estudiando para unas oposiciones o terminando una carrera. 

Trucos para que no te llamen del paro

Como hemos dicho con anterioridad, los trabajadores en paro que están disfrutando de la prestación por desempleo tienen la obligación de estar buscando trabajo y formándose de forma activa. Por ello, actualmente no existen trucos para que no te llamen del paro, ya que no debes impedir de ninguna manera que el SEPE se ponga en contacto contigo. 

De hecho, ni siquiera el hecho de alegar que no tienes teléfono móvil funciona como excusa, por lo que, si no logran contactar contigo, se sigue considerando una falta grave, por lo que puedes perder la prestación como consecuencia

Por ello, lo único que puede funcionar en estos casos es mostrarte como un pésimo candidato en cualquier entrevista de trabajo. De esta manera, no estás rechazando la oferta laboral directamente, sino que es la empresa la que te descarta de inmediato. En este caso, tampoco hay más consecuencias que, pasados los 24 meses de desempleo, la ayuda se extinga y no tengas ningún tipo de ingresos. En este caso, todo queda bajo tu propia responsabilidad. 

No obstante, también hay que decir que esto se aplica únicamente a aquellas personas que están disfrutando de una ayuda contributiva por desempleo. Es decir, si no percibes la prestación por desempleo y tienes otra fuente de ingresos, puedes permitirte el lujo de no trabajar, ya que no le debes nada a nadie. En este caso, cuando quieras optar por un empleo puedes recurrir a los beneficios que proporciona el SEPE para formarte o realizar entrevistas de trabajo. 

Total
0
Shares
Artículos que te pueden interesar