Formas de capitalizar el paro (que funcionan)

Si todavía no sabes qué es capitalizar el paro, debes saber que es una opción que te puede interesar en algún momento de tu vida, especialmente, si se da el caso de que te quedas en situación de desempleo y vas a cobrar la prestación correspondiente durante los próximos 24 meses. 

La capitalización del paro es una forma de cobrar por adelantado todo el importe que te corresponde por desempleo. Este cobre se hace en un único pago y se debe utilizar exclusivamente para iniciar una actividad profesional con la que puedes encontrar una salida laboral para terminar inmediatamente con tu situación de desempleo.

Para obtener este pago único, el trabajador debe justificar qué finalidad va a tener la inversión. Esta debe ser exclusivamente empresarial, es decir, para emprender. Es una opción que facilita el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) con la intención de fomentar y facilitar iniciativas de empleo autónomo entre las personas que están percibiendo la prestación contributiva por desempleo.

Seguramente esta es una opción que no conocías y que puede ser de gran ayuda para salir rápidamente del “bache” que supone quedarse en situación de desempleo. De esta manera lo pueden solicitar aquellas personas desempleadas que están percibiendo la prestación correspondiente y que justifiquen que van a utilizar este capital para realizar una inversión empresarial. 

Por ello, aquellos trabajadores que ya perciben el subsidio por desempleo no pueden acceder a esta opción hasta que hayan acumulado los suficientes días cotizados en la Seguridad Social. 

¿Qué formas efectivas existen de capitalizar el paro?

Aquellas personas que quieran solicitar al SEPE la capitalización del paro, previa justificación, pueden utilizar el importe completo de su prestación de desempleo de distintas formas. Entre ellas, podemos citar las siguientes opciones y posibilidades que se abren:

Constituir una cooperativa o una sociedad laboral

El profesional en paro puede utilizar el capital para incorporarse de manera estable como socio o trabajador en cooperativas o sociedades laborales. La persona en desempleo puede utilizar todo el dinero para constituir estas sociedades o incorporarse a ellas en el caso de que ya existieran con anterioridad. 

La capitalización por desempleo, en una sociedad laboral, se puede utilizar para comprar participaciones o acciones de la misma, en el caso de que ya existiera anteriormente. También se puede utilizar para los gastos de constitución y de puesta en marcha de la misma, así como para subvencionar las cotizaciones a la Seguridad Social. Asimismo, es recomendable que destine entre un 10% y un 15% a formarse y asesorarse en lo relacionado con el emprendimiento

En cuanto a la capitalización para ser socio trabajador de una cooperativa, se puede utilizar el 100% del capital para pagar la cuota de ingreso y abonar las aportaciones obligatorias y voluntarias en la misma. También puede servir para hacer frente a los gastos de constitución y puesta en marcha y, ¿cómo no?, para pagar las cotizaciones a la Seguridad Social de los primeros meses. Al igual que el caso anterior, es recomendable que se invierta entre un 10% y un 15% en formación y asesoramiento para saber cómo se debe emprender correctamente.

Darse de alta como autónomo

Otra opción es tomar la decisión de darse de alta como autónomo. De esta manera puede emprender una actividad empresarial por su cuenta dentro de determinado sector de la sociedad. 

No se incluyen aquí los autónomos que dependen económicamente de un único cliente (TRADES) o mantienen una relación contractual establecida con anterioridad al alta como trabajador autónomo. Es decir, este caso se da cuando este profesional factura más de un 75% de sus ingresos gracias a un único cliente. 

Así, como hemos comentado, si ya se había mantenido una relación contractual con este cliente con anterioridad al alta de autónomo, el SEPE le denegará la capitalización del desempleo. 

En cuanto a la capitalización del paro, se puede utilizar el 100% para realizar las inversiones necesarias para el desarrollo de la actividad. Aquí debes tener en cuenta que es importante presentar un plan de inversión y las facturas de las inversiones que vas realizando. 

También puedes usar el importe para pagar las cargas tributarias, así como subvencionar la cotización de las cuotas a la Seguridad Social. Esto se debe a que los autónomos deben pagar de sus propios ingresos las cotizaciones. Asimismo, recomendamos invertir un 10% o un 15% para formación y asesoramiento. Después de todo, cuanto mayor sea tu formación, mayor será la probabilidad de tomar buenas decisiones a la hora de emprender. 

Constituir una sociedad mercantil 

En este caso, puede utilizar la capitalización por desempleo para hacer frente a los gastos de la constitución de una nueva sociedad mercantil. También tiene la opción de constituir una entidad constituida con anterioridad, pero con la condición de que esta haya sido creada en los doce últimos meses anteriores a la aportación de la capitalización por desempleo. 

Además, en este caso, existen algunos requisitos. Es decir, el trabajador que aporta la capitalización por desempleo debe tener control efectivo dentro de esta sociedad. Asimismo, esta sociedad debe ejercer una actividad profesional que permita realizar, al menos, un alta en la Seguridad Social como autónomo en el Régimen de Trabajadores Autónomos (RETA) o en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar. 

En este caso, la capitalización del paro para posicionarse como socio efectivo de una sociedad mercantil de nueva creación -o ya existente desde hace menos de 12 meses-, se puede destinar el 100% del dinero adelantado por el SEPE de una manera estratégica. Por ejemplo, es recomendable aportar el capital necesario para constituirla y para ponerla en marcha. Puede ser necesario acondicionar un local o comprar materiales y suministros. También se puede utilizar para pagar impuestos y para pagar las cotizaciones a la Seguridad Social.

¿Cómo y dónde solicitar la capitalización del paro?

Este proceso se puede hacer de forma presencial, mediante cita previa en las Oficinas de Prestación de Empleo. También se puede hacer online, a través de la sede electrónica del SEPE. En este caso debes entrar en el apartado de “trámites online” y hacer clic en la opción de “solicitud de pago único de la prestación por desempleo”. Se te facilitará un impreso de solicitud que debes rellenar para iniciar el trámite.

Esta solicitud es el primer paso que debes dar antes de realizar cualquier otro trámite. Es decir, que debe presentarse con anterioridad al alta como autónomo o socio. Del mismo modo, también debe ser anterior a la incorporación a una sociedad laboral o cooperativa. 

Finalidad del dinero adelantado

En el impreso de la solicitud es necesario que indiques la finalidad que va a tener el dinero que te van a adelantar. En esta, te dan tres opciones distintas, de las cuales debes elegir. De esta manera la finalidad puede ser para la subvención de cuotas a la Seguridad Social, así como el pago de una cantidad de la prestación pendiente de cobro en un sólo pago. Se te permite marcar las dos opciones a la vez. 

Forma jurídica de la actividad 

Otro de los campos que debes rellenar de manera obligatoria es el de la fórmula jurídica que vas a adoptar para desarrollar tu actividad. Como hemos dicho anteriormente, pueden darse varios casos, como autónomo, como socio de una sociedad, constituir o formar parte de una sociedad laboral o de una cooperativa. En este punto también se te indica que especifiques si se trata de una organización que vamos a constituir desde cero o si ya se ha puesto en marcha con anterioridad. 

Datos personales y bancarios

Obviamente, la solicitud también te exige algunos datos personales y bancarios. De esta manera, facilitamos toda la información necesaria para indicar dónde queremos recibir el adelanto de dinero de la prestación por desempleo. 

Documentación que debes aportar ante el SEPE

Una vez rellenados en el impreso de solicitud todos los datos necesarios para poner en conocimiento del SEPE la finalidad del dinero, la forma jurídica que vas a adoptar con tu actividad y los datos personales y bancarios necesarios para recibir el dinero en caso de aprobarse, debes presentarlo ante el SEPE. Además, el impreso de solicitud debe ir acompañado de otros documentos, aunque estos pueden variar dependiendo de la forma jurídica elegida.

Entre la documentación que necesitas aportar se encuentra el DNI y el certificado de titularidad de la cuenta bancaria (es necesario hacer constar que eres el titular de la cuenta). Ahora bien, si quieres formar parte de una sociedad o de una cooperativa, es necesario facilitar la certificación del consejo rector de la cooperativa, de la sociedad laboral o mercantil.

Además, también es necesario entregar un documento adicional, que debe estar firmado por todos los socios que forman parte de dicha entidad. En este se deben explicar las condiciones de trabajo que vas a tener tras la incorporación, así como sus principales funciones y aportaciones.

En el caso de que se vaya a constituir una nueva cooperativa o sociedad, será necesario aportar los Estatutos de la misma. Asimismo, también se debe entregar una memoria en la que expliques, de forma pormenorizada, todo el proyecto de inversión. 

¿Cuál debe ser el contenido de dicha memoria?

Aunque hemos nombrado la memoria en última instancia, lo cierto es que es una de las partes más importantes del proyecto. De hecho, una mala redacción de la memoria puede hacer que tu solicitud sea rechazada por distintos motivos, entre los que se destaca la no viabilidad del proyecto. Esto se debe a que si el SEPE detecta que el proyecto al que vas a destinar el dinero de la capitalización de la prestación por desempleo, rechazará tu solicitud inmediatamente. 

Así pues, debes aportar toda la información necesaria para que el SEPE vea que tu proyecto es viable. De esta manera, el contenido de la misma debe contener información sobre los datos personales de la persona que solicita el trámite, la actividad que va a realizar y en qué ciudad y lugar se va a desarrollar la misma. También deberás especificar la forma jurídica que vas a adoptar y cuándo va a tener lugar el inicio de la actividad.

Es necesario detallar el capital que vas a necesitar para poner en marcha el proyecto. Es decir, debes desglosar qué parte del dinero vas a aportar tú, el que vas a invertir de la capitalización de la prestación por desempleo y el capital ajeno. Este puede provenir de otros socios, del banco o de una financiera. 

A continuación, también debes indicar qué inversiones vas a realizar, detallando el importe de cada una de ellas. En este punto, lo más recomendable es aportar los proveedores que te van a proporcionar materiales, maquinaria, materias primas, etc. 

La memoria debe incluir, además, un apartado en el que aparezca de forma detallada la previsión de ingresos, gastos y rendimientos durante los primeros años de actividad. Asimismo, también debes aportar una previsión de creación de empleo. Esto es importante en el caso de que la actividad que vas a realizar necesite contratar mano de obra. Por último, debes detallar cuál va a ser tu aportación laboral en el proyecto. 

¿Qué obligaciones tiene capitalizar el paro?

Al margen de aportar toda la información necesaria y contar con un proyecto previo que el SEPE pueda encontrar viable, la persona solicitante sólo tiene la obligación de dar comienzo a la actividad en el mes siguiente a su aprobación. 

En definitiva, esperamos que este artículo te haya servido para descubrir una opción que muchas personas desconocen. Después de todo, las distintas formas de capitalizar el paro pueden dar salida rápida a una persona que ha perdido su empleo. Sabemos que emprender es complicado y que hay que tomar algunos riesgos. Por ello, en el SEPE se analiza pormenorizadamente la viabilidad de cada uno de los proyectos -que se deben explicar en las memorias- antes de que ninguna persona tome riesgos innecesarios.

Total
0
Shares
Artículos que te pueden interesar